Cómo controlar los excesos navideños

cómo controlar los excesos navideños

Las dietas o hábitos de comer sano y saludable en estas fechas tambalean. Y es normal, en este mes nos surgen muchos compromisos que queramos o no, terminan alrededor de una mesa llena de cosas ricas y en muchas ocasiones calóricas. Sobre todo porque comemos raciones mucho más grandes de lo que comemos en nuestro día a día.
En estas fechas no hay que tener miedo a engordar. Es normal, que te des algún capricho de vez en cuando, pero con moderación y control.

En este post, te dejo 5 consejos que te ayudarán en estas fechas.

GRANDES COMPROMISOS

Cuando tenemos un gran compromiso (comidas o cenas), ya te antemano sabemos que vamos a comer más de lo debido. Por eso, para evitar comer demasiado en exceso, es bueno que:

  1. Almorcemos o merendemos lo más tarde posible, de esta manera llegaremos a la comida o la cena más saciados y podremos pensar más con la cabeza y no lanzarnos al vacío y pensar con el estómago. Así, comerás menos cantidades, alimentos menos grasos, bebidas más light, etc.
  2. No digas que no a ningún alimento que hay en la mesa, PERO, ya sabes que hay que tener cuidado con las comidas más ricas en grasas, por lo cual, de ese tipo de comidas, come una ración pequeñita, para que se te quite la ansiedad (por ejemplo)
  3. Sigue un poco el patrón que tienes en casa, es decir, da prioridad a los platos que son más saludables, que contienen verduras, pescados, mariscos, carnes con poca grasa, etc y sírvete raciones parecidas a las que comerías en tu casa o en el día a día. Por supuesto, evita el alcohol y bebe algún refresco bajo en calorías y cuidado con el pan que normalmente cuando salimos fuera a comer, nos comemos por lo menos un bollito y eso ya es más de lo que se puede permitir.

PEQUEÑOS COMPROMISOS

En estas fechas, también es muy común quedar para tomar un pequeño aperitivo antes de la comida o merendar por la tarde. Estas quedadas, son más fáciles de llevar y de controlar.  Por ejemplo:

  1. Si quedamos para tomar una tapa, podemos compensar esa tapa con una bebida light o zero, una infusión, un café solo, un zumo de tomate que apenas tiene calorías, etc.
  2. Si quedamos para merendar, la mejor opción es optar por una infusión o un descafeinado con leche desnatada y endulzar las dos opciones con sacarina, miel, panela…que es mucho más sano.

Como veis, tampoco son grandes esfuerzos, yo diría que quizá está todo en el poder de la mente y el decir no o no pasarse con las tentaciones que nos encontremos estos días por el camino.

Al final, lo que recordarás de una navidad son los momentos especiales que pasarás con tu familia y amigos, pero no recordarás toda la cantidad de comida que ingeriste por esas fechas. Por un par de días, no merece a pena poner en peligro lo ya conseguido.

Os recuerdo que podéis suscribiros a mi blog o seguirme por Facebook.

Fuente: http://www.elblogdeladietaequilibrada.com/

Deja un comentario