Cómo leer e interpretar una etiqueta nutricional

cómo leer e interpretar una etiqueta nutricional

Si, vamos aprender a leer e interpretar una etiqueta nutricional. Os confieso que hasta hace unos años, yo de estas cosas ni me preocupaba. Escuchaba a la gente que miraba el aporte calórico, la cantidad de azúcar, etc y a mi me parecía una bobada. Hasta que empecé a ir al endocrino por mis problemas con los triglicéridos y dije, pues oye, igual no es tanta tontería y así descubrí, lo mucho que nos engañan con productos que nos los venden como si fuese la panacea o que no engordan y entonces lo consumes habitualmente ignorante de que la estás liando…pero todo esto tiene solución, si aprendes a interpretar todas las etiquetas que vienen en los productos.

¡Vamos a ello!

CÓMO LEER E INTERPRETAR UNA ETIQUETA NUTRICIONAL

Comienzo diciendo, que todos aquellos productos que veamos que tienen más de 5 ingredientes, se podría decir que están procesados y que para una dieta sana y saludable no serían los más indicados. Por otra parte, también habría que ver que porcentaje de cada ingrediente hay en el producto. Por ejemplo, hay leches vegetales que tienen un porcentaje pequeño de vegetal y todo lo demás son azúcares. En este caso, convendría buscar otro producto cuyos ingredientes se adapten mejor a nuestra dieta.

En los esquemas de Griselda he encontrado un esquema, que a mi me encanta. Sencillo y fácil de entender.

Cómo leer e interpretar una etiqueta nutricional

A parte de lo dicho anteriormente, es importante saber interpretar las partes más importantes de una etiqueta nutricional. Os sigo explicando:

  1. Kcal o aporte energético

    Se suele medir por cada 100 gr y aquí tenemos que tener en cuenta que habrá alimentos en los que comamos menos de 100 gr pero en otros muchos, como por ejemplo, si comemos un día un snack, normalmente consumimos más de 100 gr. Digamos, que si queremos reducir las calorías en nuestra dieta, los 100 gr no deberían de superar las 100 kcal.

  2. Aporte de grasas

    Un dato de los más importantes. Por cada 100 gr, lo recomendable es que el producto no supere el 30%. Importantísimo también saber, que tipo de grasas tiene. Si predominan las grasas saturadas, estaríamos ante un producto desaconsejable para cuidar la salud y sobre todo para el colesterol. Si predominan, los ácidos grasos monoinsaturados o poliinsaturados, será un producto beneficioso en su conjunto. Y también hay que saber si hay grasas trans (las cuales hay que evitar), si en la etiqueta vemos que hay aceite vegetal hidrogenado o parcialmente hidrogenado, ese producto, lleva grasas tans. Os dejo también este enlace, donde os explica por qué hay que evitar este tipo de grasas.

  3. Hidratos de carbono

    Igual que el resto, se muestra por cada 100 gr. Lo aconsejable es que el producto no presente más de un 10% de azúcares. Si entre los ingredientes, por ejemplo, vemos azúcar, fructosa, miel, sacarosa…significa que el producto contiene azúcares simples y se debe de tener en cuenta y evitar si se tienen los triglicéridos altos o diabetes (por ejemplo).

  4. Fibra

    Se recomienda que al día, hagamos un aporte de fibra de 30 gr aproximadamente. La fibra es fundamental en nuestra dieta ya que repercute en nuestro tránsito intestinal , defensas del organismo y son alimentos que sacian mucho más. Cuando miremos las etiquetas, tenemos que tener en cuenta que por cada 100 gr, tiene que haber al menos 10 gr de fibra.

  5. Sodio

    Si tienes problemas cardiovasculares o hipertensión, el aporte de sodio es interesante. En este caso, por cada 100 gr tiene que aportar menos de 200 mg de sodio.

  6. Calcio

    Un aporte que es muy interesante y de gran necesidad para nuestro organismo ya que conserva el buen funcionamiento neuromuscular, la salud de nuestros huesos y dientes. Si tiene 100 mg de calcio por 100 gr es considerado apto.

En resumen:

Contenido en grasas:

      • Es alto si hay 20 gr o más por cada 100 gr.
      • Es moderado si hay entre 5 y 20 gr de grasa total por cada 100 gr.
      • Es bajo si tiene menos de 5 gr por cada 100 gr.

Contenido en azúcares:

      • Es alto si hay 10 gr o más de azúcar por cada 100 gr.
      • Es moderado si hay entre 2 y 10 gr de azúcares por cada 100 gr.
      • Es bajo si tiene menos de 2 gr por cada 100 gr.

Insisto, es necesario leer las etiquetas de los alimentos y saber que estamos consumiendo verdaderamente porque muchas veces, el marketing nos hace creer que estamos comiendo un alimento bajo en grasas, azúcares, etc y resulta que no es tan sano como nos quieren hacer ver.

Y tú, ¿lees las etiquetas de los alimentos?

Os recuerdo también, que podéis suscribiros a mi blog y seguidme en Facebook e Instagram.

Deja un comentario