Consejos para no engordar durante las vacaciones

Consejos para no engordar durante las vacaciones

Hoy he tenido revisión con la endocrina (ya os contaré todo en otro post) pero hoy ha hecho bastante hincapié en el momento, (tan temido por mi la verdad) vacaciones. Estoy bastante mentalizada de que aunque sea vacaciones tengo que seguir con mi dieta y mis nuevas costumbres saludables. Desgraciadamente, no es la primera vez que me pilla el verano con una dieta y a mi favor tengo que decir que las otras ocasiones logré adelgazar dos o tres kilos en dos semanas, porque también ando muchísimo más que en mi día a día.

Al lío, que me ha dado una serie de consejos que me parece interesante compartir con vosotros porque creo que os puede ayudar también en vuestras vacaciones.

CONSEJOS PARA LAS VACACIONES

  1. Muévete. En las vacaciones tenemos mucho más tiempo para realizar ejercicio. Además de ayudarnos a quemar calorías, también es un método más de desconexión. Así que a darle duro en la piscina, senderismo, caminar, gimnasio del hotel, etc.
  2. Cinco tomas diarias. Este punto es muy importante. Debemos de seguir haciendo nuestras tomas de media mañana y tarde para evitar llegar a las comidas principales deseosos de comernos cualquier cosa sin control posible. Un zumo natural, fruta, yogur desnatado, barrita de cereales o similar nos valdría para estas comidas de entre horas.
  3. Evita la comida grasa. Ya sé que muchas veces nos apetece desayunar unos huevos fritos con bacon que están de escándalo la verdad o una croquetitas de jamón que tan ricas están, pero aquí más que nunca tenemos que poner parte de nuestra fuerza de voluntad para decir NO y en lugar de eso consumir productos mucho más sanos. Pensad que al final estas cosas ¿qué nos aportan verdaderamente? Un placer en ese momento y mucha más grasa en el cuerpo que hace que tengamos peores digestiones y nos sintamos llenos todo el santo día. Nos cuesta mucho decidir el momento de ponerse a dieta, cuesta mucho bajar los kilos para que lo estropeemos en unos días. Así que, aunque nos cuesta, debemos de evitarlos.
  4. Comer pocas cantidades. Otra parte que también cuesta, porque una vez que comemos fuera de casa, ya sabemos que comemos tirando al alza en las cantidades. Un poquito más de fuerza de voluntad para seguir con las cantidades que consumimos en nuestro día a día. Vamos, que no tenemos que terminar llenos hasta arriba.
  5. Masticar despacio. Esto es algo que debemos de hacer siempre, pero en las vacaciones ¡también! De esta manera parecerá que hemos comido más cantidad y nos saciará mucho más.
  6. Una vez al día, nos podemos saltar la dieta. Somos humanos, no máquinas y es imposible no sentirse atraído por un montón de cosas que nos encantan y que sabemos que no podemos consumir. Pero mi endocrina, me ha dicho que en vacaciones, me deja saltarme la dieta una vez al día, preferiblemente en desayuno o comida y compensando en las otras comidas. Es decir, si por ejemplo al medio día me como un plato de paella, pues en la cena coma ensalada o verdura y nada de pan. Si me apetece un helado, pues evitar los cremosos y tirar por los helados de yogur en los que puedes ponerte un poquito de fruta.
  7. Si vamos por ejemplo a algún apartamento, es mucho más sencillo el seguir una dieta porque al fin y al cabo nosotros nos podemos hacer nuestra propia comida y tiraremos hacia lo sano y saludable. Pero ¿qué pasa si vamos por ejemplo, a un hotel en el que hay buffet? Pues aquí os diría que el método del plato quizá es el más idóneo. Ya sabéis, la mitad del plato debe ser frutas, verduras y hortalizas frescas o cocinadas, un cuarto del plato debe ser proteína animal (carne, pescado o huevo) y el otro cuarto carbohidrato (legumbre, pasta, arroz, patata o pan) Y otro truco es, ponernos como norma acercarnos solo una vez al buffet, nada de levantarnos una y otra vez sin control, de esta forma también evitaremos comer más de lo necesario.
  8. Y ¿qué pasa con la bebida? Ya sabéis, el agua es nuestro mejor amigo, porque es lo único que aporta 0 calorías, pero bueno, estamos de vacaciones así que una buena opción de vez en cuando son los refrescos light o zero, una cerveza o copa de vino de forma esporádica y evitar los zumos envasados, horchata y granizados.

Estos son los consejos básicos que me ha dado mi endocrina y creo que son unos consejos muy buenos. Así que ya sabéis, las vacaciones se acercan y hay que ponerlos en práctica.

Más adelante, publicaré las raciones diarias que debemos de tomar de todos los grupos de alimentos y compartiré con vosotros el menú sano y saludable que me ha proporcionado mi endocrina.

Podéis suscribiros a mi blog para no perderos nada y como siempre podéis seguirme en Facebook o ver todas mis comidas en mi perfil de instagram.

2 comentarios

  1. AMI ME TIENE DICHO EL MEDICO QUE DE NOCHE FURE HIDRATOS DE CARBONO ESO ES CIERTO CIERTO PUES SE NOTA UN MONTON.GRACIAS

    1. Hola Inmaculada! yo por la noche tampoco suelo comer hidratos de carbono, cuanta más ligera la cena, mejor. Sin embargo en el menú que me proporcionó mi endocrina si que hay algo de hidratos en la cena, aunque la cantidad, si la pesas, te das cuenta que son 4 granos de arroz (por ejemplo).
      Ánimo con la dieta! Un abrazo!

Los comentarios están cerrados.