Qué son los triglicéridos y cómo bajarlos

cómo bajar los triglicéridos

Ya que el motivo de mi blog es porque tengo los triglicéridos altos, creo justo empezar la casa por el tejado y al menos saber porque se producen y como podemos colaborar para tenerlos en los niveles adecuados.

A mi la verdad, que los triglicéridos me sonaban porque tanto mi abuela materna como mi madre los han tenido altos, aunque bien es verdad que ellas no empezaron tan jóvenes como yo. Junto al colesterol y el azúcar, creo que es de las cosas que más no suenan cuando nos hacemos unos análisis. Al menos a mi.

¿QUÉ SON LOS TRIGLICÉRIDOS?

Los triglicéridos son una molécula de grasa. Después de comer, estas moléculas son liberadas a la sangre y trasportadas a todo el organismo con el fin de dar energía o simplemente almacenarlas en el tejido graso. Cualquier exceso de energía, el cuerpo puede convertirlos en triglicéridos, de ahí que sea común en personas con sobrepeso u obesidad. Cuando se tiene un elevado nivel, se considera hipertrigliceridemia y se relaciona con el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (y en este grupo estoy yo metida) En este sentido, funciona igual que el colesterol, mucho más conocido por todos.

Tener un nivel normal de triglicéridos significa que no es superior a 150 mg/l. Cuando los tenemos entre 150 a 199 mg/l significa que estamos al borde de tenerlos altos. Se consideran altos cuando están entre 200 y 499 mg/l (en estos niveles me muevo ahora) y muy altos cuando superan los 500 mg/l (en una ocasión estuve en este grupo).

ALIMENTOS PROHIBIDOS

Alimentos prohibidosCuando se tiene un nivel alto de triglicéridos, hay ciertos alimentos que se deben de tener prohibidos. Ellos son los que nos pueden aportar más grasas como por ejemplo:

  • Los alimentos precocinados ya que se elaboran con aceites y grasas de muy baja calidad y se cocinan a alta temperatura.
  • Las carnes grasas.
  • Productos lácteos enteros, se deben de consumir siempre desnatados.
  • Margarina y mantequilla.
  • Cremas y salsas con nata.
  • Aceite de coco y palma.
  • Repostería y bollería industrial ya que contienen muchas grasas saturadas en grandes cantidades.
  • Embutidos, sobre todo los que contienen un alto nivel de grasa.
  • Alimentos que contengas grasas hidrogenadas. Aquí no nos queda otra que mirar las etiquetas de los productos ya que muchas veces este tipo de grasa se encuentra “oculta”.

ALIMENTOS PERMITIDOS

Alimentos permitidosHay que decir y dejar claro que no todas las grasas son perjudicales para la salud, es más, nuestro cuerpo necesita su dosis de grasa al igual que por ejemplo necesita su dosis de hidratos de carbono o proteínas. Lo único que le tenemos que dar grasas saludables. Por lo cual, en este sentido, podemos consumir:

  • Aceites vegetales como el de oliva, sésamo o lino. Lo recomendado son dos-tres cucharadas de aceite al día.
  • Los frutos secos que además contienen mucha fibra y muchos minerales (en pequeñas cantidades)
  • El aguacate (de forma moderada)
  • Los cereales, es mejor que se consuman integrales. Aquí entraría la pasta, el arroz, pan, bollería…
  • En cuestión de proteína, deberíamos de dar preferencia al pescado en lugar de a la carne y consumir por su alto contenido en ácidos grasos Omega-3: Salmón, atún, caballa, sardinas…
  • Si comiésemos carne, deberemos dar preferencia a las carnes blancas sin piel (pollo, pavo, conejo) ya que contienen mucha menos grasas y podríamos consumir también cerdo (como la cinta de lomo) y carne rojas en moderación.
  • Legumbres: Lentejas, garbanzos, judías, habas, guisantes…Eso si, cocinados siempre con verduras. Nos tenemos que olvidar de echar el choricito, la morcillita, el tocinito…
  • Frutas y verduras. Se tiene que consumir prácticamente a diario. A lo largo del día deberíamos de consumir 5 piezas en total, crudas y cocinadas. Se recomienda especialmente las de hoja verde (espinaca, brócoli, berros, rúcula, acelgas, etc) y cítricos (naranja, limón, mandarina, pomelo, lima…) y las manzanas.

OTRAS RECOMENDACIONES

  • Mantenerte en un peso adecuado.
  • Hacer ejercicio, mínimo 30 minutos diarios. Aunque sea, sal a andar.
  • Y por supuesto, evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Con estas pautas, nos estaríamos cuidando para evitar tener los niveles de triglicéridos altos. No obstante, lo dicho anteriormente es orientativo. En caso de que te hayas hecho una analítica y tus niveles estén por encima del límite, lo que tienes que hacer es acudir a tu médico de cabecera o endocrino y que sea él, el que te marque las pautas a seguir y lleve un control personalizado.