Pechugas de pollo en salsa de quesitos light

pechugas de pollo en salsa de quesitos light

El otro día, cotilleando por la red encontré en el blog de directoalpaladar, esta receta que me pareció muy atractiva y sobre todo que podría traer un poco de variación a mis comidas y cenas.

Al final es pollo a la plancha a que le vamos a añadir unos quesitos light, que suelen tener unas 22 kcal por unidad, así que no me pareció exagerado. El resultado fue bastante bueno y para la próxima vez creo que le voy añadir unos pocos champiñones que seguro que hacen que el plato sea aún más rico.

Como todas mis recetas, es un plato que se hace en un momento, que no tiene ninguna complicación y que el resultado es buenísimo.

¡Vamos a ello!

INGREDIENTES (para 4 personas):

  • 6 filetes de pechuga de pollo
  • 1 cebolla grande o 2 medianas
  • Medio vaso de agua
  • Medio vaso de vino
  • 8 quesitos light (en porciones)
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta negra

ELABORACIÓN:

Lo primero ponemos una sartén en el fuego con unas gotitas de aceite para hacer las pechugas de pollo. Mientras el aceite se caliente, vamos a salpimentar las pechugas. Una vez esté el aceite caliente, doramos las pechugas por ambas partes. Cuando ya estén doradas, las retiramos y reservamos.

En la misma sartén, echamos otro poquito de aceite e incorporamos la cebolla que habremos cortado en juliana previamente. En este paso, bajamos un poco el fuego para que la cebolla se poche lentamente. Hay que tener cuidado de que la cebolla no se caramelice ni se queme.

Cuando veamos que la cebolla ya está pochada, incorporamos el medio vaso de agua y el medio vaso de vino blanco. En este paso, se incorpora también las 8 porciones de quesito light, un poquito de sal y un poquito de pimienta. Seguimos con el fuego medio y comenzamos a desmenuzar los quesitos light para que la salsa comience a coger cuerpo. Cuando veamos que la salsa empieza a ligar, incorporamos las pechugas que teníamos reservadas, para que se impregnen del sabor de la salsa.

Antes de retirar, tendréis que comprobar que está correcto de sal y pimienta.

¡Y ya están listas para comer!

Como veis, es una receta que en media hora aproximadamente tendréis lista y que en casa ya os digo que se chuparán los dedos.

Eso si, ¡Cuidado con el pan! Porque está salsa es muy tentadora.

Os recuerdo que podéis suscribiros a mi blog, seguirme en Facebook o Instagram.

Deja un comentario