Segunda semana de la dieta

Segunda semana de la dieta

Pues si, ya es la segunda semana que estoy con mi dieta. La verdad que luego pasan los días volando y si lo piensas bien, tampoco es que lo pases tan mal. Estoy comiendo de todo, de echo muchas cosas que como las comía antes de ponerme oficialmente a dieta, pero eso si, he reducido las cantidades, tengo que reconocer que en casa somos de plato lleno, pero eso se va a acabar. Si quiero llevar una vida saludable, también hay que reducir la cantidad.
En Instagram podéis ver todo lo que voy comiendo en mi día a día. La verdad que mis desayunos son muy monótonos, pero es que me encanta mi tostada de pan integral con AOVE y tomate, mi café con leche desnatada y mi zumo natural de naranja o un kiwi. Mis comidas y cenas son más variadas y suelo ir comiendo pescado (aunque debería de consumir más), carne, verdura, pasta, arroz, etc.

Lo que peor llevo es lo de comer algo a media mañana ya que me pilla fuera de casa y muchas veces se me olvida llevarme algo. Normalmente consumo un yogur desnatado y en la merienda opto por un descafeinado con leche desnatada con 3-4 galletas María.

Como veis no todos los días como lo mismo, que muchas veces en un régimen nos da la sensación que las comidas son sota, caballo y rey.

La verdad que esta semana, solo habido un día en la que me salté la dieta, ya que habíamos quedado para comer y aunque mis intenciones eran buenas e iba mentalizada de comer una ensalada al final piqué. Vaya por delante el decir, que las ensaladas que había eran todas con salsa, o pollo rebozado, o baicon…vamos que bajas en calorías no se veían, así que pensándolo dije, me como una hamburguesa y casi quizá consumo las mismas calorías. Eso si, me supo a gloria bendita. Quitando ese momento, luego he seguido con mis nuevas costumbres y hábitos.

Aún así, esta semana me sentía como muy hinchada, quizá serían retención de líquidos, pero me daba la sensación de que no iba adelgazar ni un gramo. Mi sorpresa ha sido cuando esta mañana al montarme en mi amiga la bascula, ahí estaba, 800 gr menos!!!! En total llevo 2,500 kg menos en dos semanas. Vamos que me ha dado un subidón que me he puesto hasta a cantar.

Ahora a continuar por el buen camino, en línea recta para llegar antes a la meta y como se suele decir: quien la sigue, la consigue.

Por cierto, a mi por las tardes a veces me da un poco de ansiedad, en el sentido que comería todo lo que pillara por el camino y me daría igual dulce que salado. A vosotros ¿os pasa? ¿qué hacéis en casos así? ¿cómo combatís la ansiedad? ¿cuáles son vuestros trucos?

Os recuerdo que también me podéis seguir en facebook.