¿Por qué te apetece comer dulce por la tarde?

¿Por qué te apetece comer dulce por la tarde?

Yo por las tardes lo paso fatal, me entran ganas de comer dulce a todas horas y si por casualidad me puedo echar una cabezada en el sofá, cuando abro los ojos se me activa inmediatamente el deseo de comer dulces. Y a veces, a parte del dulce, también me apetece salado. A veces soy capaz de controlarlo y por ejemplo, me como una gelatina light que fresquita no está mal y tiene pocas calorías, pero otras veces es difícil no sucumbir al deseo y termino cagándola liándola.

Pero ¿qué se puede hacer en estos casos, en el que la idea de comer dulce no se nos va de la cabeza?

CONSEJOS PARA NO COMER DULCE POR LA TARDE

  1. Normalmente se suele madrugar y desde entonces estamos en activo de una u otra manera. En el momento de la tarde, el cuerpo tiende a relajarse que es cuando presenta las reservas más bajas y para seguir trabajando hasta la noche, el cuerpo se tiene que preparar. Muchas veces, también se trata de hábitos alimentarios que hemos adquirido durante años y como ya se sabe las costumbres, no se quitan o modifican de un día para otro, pero con empeño y constancia se puede lograr.
  2. También puede suceder que durante el día no nos alimentamos como deberíamos y esto se acusa por la tarde. Por ello es importantísimo tomar un gran desayuno. Acuérdate del refrán “hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo”
  3. Importantísimo no olvidarse de realizar las 5 comidas diarias. Como ya he dicho en alguna ocasión, es imprescindible comer algo a media mañana y a media tarde para así que no tengamos momentos de ansiedad o lleguemos a una de las comidas principales con demasiada hambre y capaces de comer todo lo que se nos ponga por delante, que seguro en más de una ocasión te ha pasado. Importantísimo también tener una alimentación rica en proteínas, vitaminas, minerales e hidratos de asimilación lenta (integrales) los cuales nos harán tener una sensación de mayor saciedad.
  4. Cenar antes. Otra de las soluciones, es adelantar el horario de la cena. Ya sé que los españoles tenemos la costumbre de cenar más tardes que otros países europeo, pero os aseguro que es mucho mejor, cenar dos horas antes de irse a dormir y así evitar el picoteo que se puede tener hasta la hora de la cena. Una cena ligera, donde incluyamos algo de verdura y un poco de proteína hará que tengamos una cena y alimentación diez. Si antes de dormir, notas que vuelves a tener hambre, siempre te puedes comer un yogur desnatado o un vaso de leche templada que te saciará más.

Y tú ¿también tienes ansiedad de dulce por la tarde? ¿Cómo lo combates?

Os recuerdo que podéis suscribiros a mi blog, seguirme en Facebook o ver todas mis comidas en mi perfil de Instagram.